sábado, 29 de noviembre de 2008

LA TRANSFORMACIÓN DE ORUGA EN CRISÁLIDA DE LA MARIPOSA MONARCA----------Danaus plexippus L


La MARIPOSA MONARCA Danaus plexippus L es una especie singular por sus excepcionales hábitos migratorios. Cada año recorre más de 6000 Km. en un viaje de ida y vuelta desde Méjico hasta el norte de EEUU y Canadá. Incluso en algunas ocasiones, algunos ejemplares de esta especie atraviesan volando el Océano Atlántico y llegan hasta las costas de Portugal, España, Francia o el Reino Unido.

















En el sur de España ha completado su ciclo biológico, pues alli crece Asclepias curassavica L planta de la que se alimentan sus orugas.















































Las vistosas orugas, con rayas transversales blancas, amarillas y negras, tienen 4 largos apéndices carnosos. Su llamativa coloración es una advertencia para sus posibles depredadores, pues son venenosas al acumular en su cuerpo cardenólidos procedentes de su planta nutricia, que es tóxica.

























Además de las fantásticas migraciones del adulto, las orugas realizan también, como en las demás mariposas, un apasionante viaje por su ciclo vital y uno de los sucesos más curiosos de dicho "viaje" (Metamorfosis) es la transformación de oruga en crisálida.


























El proceso comienza cuando la oruga se fija por medio del cremáster a su planta nutricia, y en un periodo de 15 a 18 horas se habrá transformado en crisálida.














































Tras varias horas de inmovilidad total, comienzan a producirse unas pequeñas convulsiones.
 








































































Luego serán más violentas y su tegumento rayado comenzará a rasgarse por la parte cefálica. Poco a poco se irá recogiendo hacia arriba la antigua piel de la oruga, quedando al descubierto la verde crisálida





























































































Los últimos cambios van a consistir en pequeños reajustes, desarrollándose más la zona torácica y alar y reduciéndose considerablemente la zona abdominal, que se abombará.







































































Una crisálida (de Khrysos= oro, debido a los tonos metálicos, dorados o plateados, que presentan algunas de ellas) de color verde claro con una serie de puntos dorados es el resultado final de este proceso.